976 23 54 23
Calcular Prima RC Ahora

Calcula Prima Anual

Incluir garantía de finalidad estética
Calcular y enviar

Piden dos años y medio de prisión y 240.000€ de indemnización para sus herederos.

El médico acusado de la muerte de una mujer rechaza que existiera mala praxis. Asegura que el tratamiento que recibió la paciente tras la liposucción fue el correcto.

Encarnación Salazar tenía dos hijos de17 y ocho años y en octubre de 2007 se sometió a una liposucción en un hospital privado malagueño. Cinco meses después murió en el Hospital Regional Carlos Haya por una perforación de intestino. El cirujano que la operó defendió ayer, en el juicio que se sigue contra por un presunto delito de homicidio imprudente, que no cometió negligencia médica alguna.

El Juzgado de lo Penal número 6 de la capital acogió ayer el juicio. El fiscal pide en sus conclusiones provisionales dos años y medio de prisión y una indemnización para sus herederos de 240.00 euros.

El cirujano plástico mantuvo que el tratamiento postoperatorio fue el correcto y que evolucionó bien durante cinco días, pero luego la mujer empeoró, y fue en ese momento cuando se le detectó la perforación en el estómago. Acabó muriendo el 1 de abril de 2008 por una peritonitis. Sin embargo, el doctor precisó que esa no fue la causa del fallecimiento de la mujer.

La acusación particular insiste en que los métodos no fueron los adecuados, y que la fallecida no debería haber permanecido en la clínica Pascual, donde fue operada, tanto tiempo, y que su traslado a Carlos Haya tuvo que haberse realizado antes. En su opinión, los cortes que sufrió en el intestino durante la operación acabaron provocándole a Encarnación Salazar una perforación de intestino y la muerte por peritonitis. En la clínica fue operada en tres ocasiones más.

    Últimos Posts

    Quiero recibir noticias


    Seguro de Decesos


    Calcular Seguro de Vida


    Mejoramos tu Seguro Sea cual Sea

    Quiero que me llaméis







    Al enviar acepta la política de privacidad de RC Sanitaria