976 23 54 23
Calcular Prima RC Ahora

Calcula Prima Anual

Incluir garantía de finalidad estética
Calcular y enviar

Condenan a un médico por una negligencia que dejó secuelas a un niño enfermo de cáncer

La Audiencia de Palma condenó en 2011 a un médico a tres meses de prisión y a indemnizar a los padres con 102.781 € por las lesiones que sufrió un niño de un año y medio, enfermo de cáncer, al que colocó un catéter en el cuello de forma errónea.

El pequeño padeció a raíz de la intervención una parálisis en el brazo de la que ya se ha recuperado, y sufre un leve deterioro de sus funciones cerebrales como secuela. EL fallo revoca la sentencia absolutoria que dictó un juzgado de lo penal y condena al facultativo, que era el jefe de cirugía pediátrica de Son Dureta, por un delito de lesiones causadas por imprudencia grave.

Los hechos se remontan al verano de 2003, cuando el médico sometió al niño, que tenía entonces 22 meses, a una intervención para implantarle un catéter con el que administrarle mas fácilmente la quimioterapia con la que tratarle la histiocitosis de células de Langerhans, un tipo de cáncer. Según la sentencia, el facultativo llevó a cabo una incisión en la nuca del pequeño para acceder a la vena yugular y llevar a cabo el cateterismo. Sin embargo, el doctor erró e implantó el catéter en el plexo braquial.

Este fallo provocó que el menor sufriera una parálisis parcial en la flexión del codo y lesiones en dos nervios. El médico detectó estos síntomas en el postoperatorio, pero no hizo nada por averiguar si estos eran consecuencia de la intervención, ocultó los problemas surgidos en la colocación del catéter y dio de alta al niño.

El pequeño tuvo que ser intervenido de nuevo días después para sustituir el catéter, y los padres decidieron llevarlo a una clínica privada para subsanar las lesiones nerviosas sufridas en la primera operación. El menor tardó tres años en recuperar la movilidad total en el brazo y en la actualidad sufre un deterioro de funciones cerebrales superiores valorado como leve. Un juzgado de lo penal de Palma absolvió inicialmente al médico, pero los padres del pequeño y la fiscalía recurrieron la sentencia y ahora la sección segunda de la Audiencia Provincial ha revocado el fallo al entender que el doctor cometió un delito de lesiones por imprudencia grave, por el que le condena a tres meses de prisión y a indemnizar a los padres con 102.781 € por las lesiones y el daño moral causados.

Noticia de referencia publicada en www.diariodemallorca.es en febrero de 2011.

    Últimos Posts

    Quiero recibir noticias


    Seguro de Decesos


    Calcular Seguro de Vida


    Mejoramos tu Seguro Sea cual Sea

    Quiero que me llaméis







    Al enviar acepta la política de privacidad de RC Sanitaria