976 23 54 23
Calcular Prima RC Ahora

Calcula Prima Anual

Incluir garantía de finalidad estética
Calcular y enviar

Condena a ginecólogo. Veinte minutos de retraso en un parto.

Veinte minutos de retraso en un parto causaron daños irreparables al bebé.

Los peritos afirman en un juicio contra un ginecólogo y una matrona que deberían haber actuado al ver alteraciones cardíacas.

ZARAGOZA.
El médico ginecólogo Jorge I.  y la matrona Ana P. fueron juzgados ayer por las graves lesiones cerebrales que sufrió una niña durante el parto que ambos atendieron y que han derivado en una minusvalía que ahora alcanza ya el 90%.
La Fiscalía pedía inicialmente seis meses profesionales por un delito de lesiones por imprudencia, ya que consideraba como atenuante muy cualificada de reparación del daño que su compañía de seguros hubiera indemnizado a la pequeña con 800.000€ Sin embargo, cambió de opinión y solicitó  a la juez del Penal número 3 que no tuviera en cuenta ese pago, puesto que no había salido del patrimonio de los acusados. Por ese motivo, reclamó que sean condenados a un año de cárcel y que, además, la matrona sea inhabilitada por el mismo periodo al entender que su actuación no fue imprudente (como la del médico) sino culpable.
La niña nació el 27 de enero del 2010. Tras llevar un embarazo completamente normal, la mujer empezó con contracciones de madrugada y a las 8.00 llamó a la matrona. Esta le dijo que acudiera a la cita que tenía concertada con el ginecólogo a las 11.00. A esa hora, el médico la exploró y vio que tenía una dilatación de 3 centímetros por lo que la remitió a la clínica, ala que llegó sobre las 13.00. La matrona estaba ya allí, la monitorizaron y la exploró. A las 14.00 rompió aguas y estas fueron limpias. A las 14.40 bajó al paritorio y a las 15.00 le pusieron la epidural. Fue a partir de este momento cuando los registros en el monitor empezaron a no ser normales. Es la interpretación que de esos registros hizo la matrona lo que ayer se intentó dilucidar en el juicio. Para la comadrona, esos signos están dentro de los protocolos habituales y le hicieron estar más  <<vigilante>>, pero no la  <<intranquilizaron>>.
Registros anómalos
Mientras tanto, avisaron a Jorge I. quien se había ido a su casa para dejar el coche y coger la moto y, según dijo ayer, le costó volver 20 minutos desde que le llamaron. Aseguró que nadie le comunicó que había alguna anomalía ni alteración cardiaca y llegó pensando que todo iba bien. Sin embargo, cuando vio los registros no le   <gustaron> y decidieron sacar al bebé con la maniobra de Kristeller (subiéndose a la barriga y empujando) y en 7 minutos nació. La niña salió cianótica y prácticamente sin constantes vitales, según aseguró la pediatra, que inició una maniobra de reanimación que duró 30 minutos y en la que le ayudó el anestesista a intubar porque no pudo a la primera. Aunque la estabilizaron, las graves lesiones cerebrales que había sufrido en el útero por la ausencia de oxigeno ya eran irreversibles.
Heraldo de Aragón 16.03.2013

    Últimos Posts

    Quiero recibir noticias


    Seguro de Decesos


    Calcular Seguro de Vida


    Mejoramos tu Seguro Sea cual Sea

    Quiero que me llaméis







    Al enviar acepta la política de privacidad de RC Sanitaria